Por qué el diseño no puede (ni debe) ser gratis

Por qué el diseño no puede (ni debe) ser gratis

No todo lo que podemos poseer o contratar es gratis, por mucho que nos gustara. Así como en el mundo de la televisión, el cine, o la música, se están creando plataformas que regulan un consumo responsable y sin violar derechos de autor, en otros campos como la fotografía o el diseño gráfico el terreno es un poco más pantanoso.

El diseño gráfico es trabajo

Muchos aún piensan que editar un book fotográfico o diseñar un logo es algo sencillo que no conlleva suficiente tiempo ni esfuerzo. Es por ello que todavía es frecuente encargar estos trabajos a personas conocidas o amigos sin la idea de retribuir por el servicio, “porque es amigo”. Los profesionales se están empezando a pronunciar respecto a estas situaciones, ya que todo trabajo merece ser recompensado, y la profesión de diseñador gráfico es tan válida como cualquier otra.

Logotipo de Nike-boceto

El logotipo de Nike fue diseñado por Carolyn Davidson en 1971 y cobró por él 32 euros. Algunos años más tarde, como reconocimiento, la compañía Nike le dio acciones de la empresa por valor de 600.000 euros aproximadamente.

Conocimientos teóricos, análisis, práctica, intuición y creatividad

No debemos devaluar todo lo que engloba el diseño gráfico. Diseñar no consiste en crear cuatro pinceladas con un programa informático. Además del conocimiento de los diferentes packs informáticos, nada fáciles por otro lado, la creación gráfica requiere de conocimientos prácticos y teóricos, mucha intuición, y una gran cantidad de inspiración y creatividad.El diseño es un trabajo arduo porque cada cliente es un mundo. No se pueden crear modelos estándar que gusten a un amplio abanico de consumidores, ya que cada encargo es único y personal, adecuado a las características y exigencias que requiera el cliente. Esto, inevitablemente, no solo le pone un precio de manera automática al encargo, sino que puede incluso elevarlo.Tengamos en cuenta que: lo barato y rápido suele ser de mala calidad, sin profundización, simple y sin personalidad; lo barato y bueno, probablemente tarde mucho tiempo en ver la luz; lo bueno y rápido, seguramente no sea tan barato como esperamos; y lo que es gratis, seguramente no alcance un mínimo de calidad. Lo ideal sería que fuera bueno, barato, y rápido, pero eso, a todos los efectos, es prácticamente una utopía.

Lo cierto es que la primera versión del logotipo de Google en 1998 tuvo un coste 0, ya que fue diseñado por uno de los fundadores de Google, Sergey Brin. Pero Google es una de las compañías que más ha trabajado después en actualizar su imagen corporativa. El último ejemplo lo hemos comprobado a primeros de este mes de septiembre.

Ahora la pregunta es: ¿qué importancia no damos solo a los diseñadores, sino a nosotros mismos como clientes? ¿Queremos cualquier cosa o algo de buena calidad que se refleje en nuestra marca? Un auténtico profesional que da valor a su trabajo y al sector al que pertenece, procura ofrecer lo mejor a un precio razonable. Se preocupa por investigar, profundizar en la personalidad del cliente, y lo refleja en cada trabajo que realice. Se dedica por completo a crear algo nuevo, que dará prestigio y distinguirá al cliente del resto de competidores del mercado. Si se establece la dinámica de encargar diseños a bajo coste, sin preocuparse por la calidad sino por el bolsillo, provocará que el sector se vaya devaluando a tal nivel que hará caerlo por completo.

1 Comment
  • Constantino
    Posted at 09:31h, 29 septiembre Responder

    Muy interesante, comparto la idea, no se debe trabajar gratis.

Post A Comment
Información básica sobre protección de datos

Información básica sobre protección de datos – Responsable: Estudio Mique Diseño, SL. Finalidad: dar respuesta a su solicitud de información y/o contacto y enviarle información sobre productos, servicios y actividades, siempre que nos otorgue su consentimiento para ello. Legitimación: consentimiento del interesado al marcar la casilla y enviar sus datos. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos como se explica en nuestra política de privacidad.