Del branding al debranding: todo un proceso del diseño gráfico

Del branding al debranding: todo un proceso del diseño gráfico

Lo dijo Antonio Machado, todo pasa y todo queda,… y lo dijo Rubén Darío, juventud, divino tesoro,… y desde hace algún tiempo, el diseño gráfico se encuentra precisamente, con la realidad que impone el tiempo. El branding o proceso por el que se construye una marca y en el que el diseño gráfico tiene mucho qué decir, también pasa; y lo hace porque los resultados no son eternos y porque con el tiempo, hasta las marcas y los productos envejecen. Pero ya hay quien se ha planteado el rejuvenecimiento de un concepto como este: ni más, ni menos que mediante el debranding.

¿Qué es el debranding?

Como las personas, el mercado y dentro de él, las marcas, se encuentran con la necesidad de cambiar su discurso, de cambiar la manera en la que se acercan al consumidor, de emplear otros mecanismos que calen hondo entre aquellos a quienes se dirigen.

Se dice que Nike fue la primera compañía en aplicar el debranding a su logo en 1995.

Cambiar todo esto pasa por redefinir estrategias, rediseñar lenguajes gráficos y encontrar las herramientas necesarias para transmitir una personalidad que destaque entre el resto. Todo esto ocurre cuando el mercado está saturado y puede estarlo porque se haya cansado de tanto apelar a la emoción y al sentimiento. Aunque parezca mentira, esta forma de dirigirse a los consumidores, ha perdido fuerza.

En el año 2011 Starbucks eliminó su nombre del logotipo, dejando tan solo como imagen a su mítica sirena. Además, sus vasos son personalizados con el nombre del cliente, creando un experiencia donde él mismo es el protagonista y no la marca.

 

Pero antes de desinflarse por completo, las marcas, conscientes de la necesidad de introducir algún cambio en sus políticas de acercamiento y de modificar el diseño gráfico de sus logotipos, han optado por apuntarse al debranding; es decir, por empezar a otorgar al consumidor un papel principal. ¿Cómo? La respuesta es cediéndole todo el protagonismo.El producto en sí ya no es la pieza clave de la historia, su lugar lo ocupan ahora las identidades de quienes adquieren el producto. Un ejemplo: el momento en el que la marca Coca-Cola, optó por colocar en sus envases el nombre de sus consumidores.

Igual que Coca-Cola, otras marcas como Nutella o Nocilla, se han sumado a esta tendencia de sustituir sus logos por otros elementos apoyándose en ocasiones para ello, en figuras destacadas de la actualidad musical o de otras artes.

 

 

Entrar a formar parte de quienes emplean el debranding requiere de un proceso gradual que permita seguir identificando a la marca por sus rasgos visuales más llamativos a pesar de haber modificado su mensaje. Es indispensable, por lo tanto, ocupar un lugar destacado en el mercado, ser fácilmente reconocible por el consumidor y, en definitiva, contar ya con una trayectoria consolidada, algo que no se consigue en un día.

Nocilla es un claro ejemplo de debranding español. Utiliza el packaging de sus prodcutos, los míticos vasos de Nocilla, para personalizarlos en diferentes campañas como la de Mr Wonderful o la más reciente con Alejandro Sanz.

 

Una cosa está clara: para poder deshacer, es imprescindible, haber hecho primero, y haberlo hecho bien, tan bien, que la relevancia conseguida, no pueda tampoco desaparecer de un día para otro; tan bien, que la misma marca se convierta en ejemplo a seguir cada vez que adopte un cambio de estrategia; tan bien, que una vez más, sirva de ejemplo en textos que, como el que nos ocupa, decidan hablar de ellas.

No Comments

Post A Comment
Información básica sobre protección de datos

Información básica sobre protección de datos – Responsable: Estudio Mique Diseño, SL. Finalidad: dar respuesta a su solicitud de información y/o contacto y enviarle información sobre productos, servicios y actividades, siempre que nos otorgue su consentimiento para ello. Legitimación: consentimiento del interesado al marcar la casilla y enviar sus datos. Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos como se explica en nuestra política de privacidad.