blog de diseño gráfico

En el diseño gráfico una serie de mecanismos y normas psicológicas son utilizadas para interferir o determinar la manera en la que un proyecto visual o audiovisual es percibido. Incluso en proyectos que utilizan otras capacidades sensoriales (como el gusto o el tacto) estos mecanismos influyen en la manera en que se lanza un mensaje a un público y, por consiguiente, puede determinar la compra o no de un producto, o incluso la validez de una idea. En estos casos interviene la sinestesia.

Los conceptos de diseño, branding e identidad corporativa han evolucionado y han experimentado un incremento de su importancia en los últimos años, de manera paralela al auge del marketing online. Son muchas las marcas que han recurrido a su aplicación para intentar mejorar su imagen de marca ante sus consumidores potenciales. Un buen ejemplo de la aplicación del diseño de branding en un producto es la estrategia que llevó a cabo la empresa Mattel para revitalizar la emblemática muñeca Barbie, cuando se encontraba en decadencia por la evolución de la sociedad.

Con los cambios económicos que se han producido en los años de crisis que han afectado al mercado del consumo, junto a la tremenda expansión de las nuevas tecnologías y, por tanto, los nuevos tipos de marketing online, redes sociales, marketing viral... se plantean nuevas formas de consolidar las marcas o relanzarlas, a través del diseño gráfico y los nuevos métodos de comunicación que tienen otra manera de impactar en los consumidores finales.

El sector del diseño gráfico evoluciona cada día. Nuevas tecnologías y nuevas formas de crear sorprenden cada vez más. Los cinemagraphs son un claro ejemplo y despuntan como tendencia en este 2017. Seguro que alguna vez te has cruzado con una de estas imágenes y has caído en la duda de si se trata de un vídeo o una fotografía de sutiles diferencias. Quédate y descubre qué tienen de especial estos archivos destinados a acabar con el aburrimiento visual.

Desde que se inventó el comercio entre los hombres, surgió la necesidad de proteger el producto, de contenerlo para poder transportarlo y conservarlo. Posteriormente vieron la utilidad de comunicar el producto interior, de vender e informar sobre lo que se contiene. Todas esas funciones del packaging han ido evolucionando a lo largo del tiempo para que hoy en día estén presentes en cada envase de producto que compramos.