blog de diseño gráfico

Es un hecho cierto que el diseño del packaging o envoltorio de los productos marca la diferencia en un mundo afectado por la competitividad. El envase está posicionado como una de las mejores herramientas de marketing en todos los sectores pero, en el del vino concretamente, influye de manera directa incluso en la forma en la que percibimos el vino.

El diseño gráfico juega un papel muy importante en el marketing de empresas y compañías. Los logos y anuncios publicitarios, por ejemplo, los hacen los especialistas en diseño mostrando su creatividad.El gigante Google no se queda atrás en esto, de hecho utiliza mucho esta herramienta. La compañía muestra doodles en el lugar de su logotipo en su página principal cada cierto tiempo para conmemorar personajes o fechas célebres. En esto nos vamos a centrar para ver cómo las empresas, aunque sean tan importantes, utilizan la creatividad de sus diseñadores para el marketing de la marca.

El diseño de logotipos está presente en cada rincón de nuestra vida, incluso en nuestras aficiones. A todo el mundo le encanta el cine, y todos recuerdan los logos de las productoras cinematográficas que se ven en la gran pantalla. Cada logotipo es diferente y muy reconocible y, con el paso de los años, se han ido convirtiendo en señal de identidad de esas productoras.

La temporada pasada se elaboraron 3.880 millones de litros de vino en España. Esto supone más de 5.100 millones de botellas en el mercado. Y el diseño de las etiquetas de vino es un factor crucial a la hora de convencer al cliente. Es el caso de Monastrellissimo, cuya etiqueta desafía el complejo repertorio lingüístico de los entendidos en caldos, con el cuento de los leperos recolectores y los enanos con cresta.

En el diseño gráfico una serie de mecanismos y normas psicológicas son utilizadas para interferir o determinar la manera en la que un proyecto visual o audiovisual es percibido. Incluso en proyectos que utilizan otras capacidades sensoriales (como el gusto o el tacto) estos mecanismos influyen en la manera en que se lanza un mensaje a un público y, por consiguiente, puede determinar la compra o no de un producto, o incluso la validez de una idea. En estos casos interviene la sinestesia.

Los conceptos de diseño, branding e identidad corporativa han evolucionado y han experimentado un incremento de su importancia en los últimos años, de manera paralela al auge del marketing online. Son muchas las marcas que han recurrido a su aplicación para intentar mejorar su imagen de marca ante sus consumidores potenciales. Un buen ejemplo de la aplicación del diseño de branding en un producto es la estrategia que llevó a cabo la empresa Mattel para revitalizar la emblemática muñeca Barbie, cuando se encontraba en decadencia por la evolución de la sociedad.

Con los cambios económicos que se han producido en los años de crisis que han afectado al mercado del consumo, junto a la tremenda expansión de las nuevas tecnologías y, por tanto, los nuevos tipos de marketing online, redes sociales, marketing viral... se plantean nuevas formas de consolidar las marcas o relanzarlas, a través del diseño gráfico y los nuevos métodos de comunicación que tienen otra manera de impactar en los consumidores finales.